Correr en invierno manténgase en forma y saludable a pesar del frío y la nieve

Muchos corredores temen la temporada de frío. Las temperaturas bajo 0, el viento helado y los amaneceres obscuros pueden ser divertidos si salimos a correr. Pero sobre todo correr en invierno tiene efectos positivos. Correr en un frío helado, sobre la primera nieve o en la tormenta de otoño es un verdadero desafío. Serás recompensado con una dosis extra de energía.

Para que su entrenamiento de carrera en invierno no se convierta en un escalofrió tenemos algunos consejos para evitar riesgos cuando sale a trotar en invierno.

Correr en invierno es divertido

Cualquiera que haya caminado por un paisaje nevado conoce la fascinación de una carrera invernal. Caminar en silencio abre nuevos horizontes. Correr en invierno te hace feliz: los cortos días de invierno y la falta de luz solar asociada a esta temporada provocan la baja producción de serotonina, la hormona del buen humor. Las personas que trotan regularmente aumentan la producción de serotonina. El resultado es la relajación y mejor humor. De esta manera, no solo aumenta su rendimiento, sino que también previene la depresión.

El aire fresco aclara tu mente: el aire fresco estimula las hormonas y el sistema inmunológico. En este país, nunca hace tanto frío que ya no puedes caminar. En verano, con el clima húmedo y altos niveles de ozono, muchos corredores se quedan sin aliento. A temperaturas más frías, por otro lado, finalmente puedes respirar profundamente y correr de manera más efectiva.

Acabar con los kilos de más: para protegerse del frío, nuestro cuerpo almacena más grasa en invierno. Por esta razón, a menudo tenemos más apetito en esta temporada por alimentos abundantes y ricos en calorías en temperaturas frescas. Por lo tanto, no comience con kilos innecesarios en la primavera, necesariamente debe moverse regularmente. Y luego también salvarse de la mala conciencia mientras comes.

El ejercicio (correr) es un asesino de los virus: si pasa todo el día en sitios cerrados, corre el riesgo de resfriarse rápidamente. El cuerpo necesita las diferencias de temperatura para aumentar sus defensas. El ejercicio equitativo en el aire fresco estimula la producción de anticuerpos endógenos y es más adecuado que cualquier otra medida. Las células asesinas naturales se activan, protegiendo su cuerpo de virus y bacterias.

Correr- un deporte sin límites – no necesita equipos costosos o reservar alguna sala. Y el mal tiempo no existe. Puedes caminar en cualquier momento y en cualquier lugar. Sin embargo, si le resulta difícil ganar algo de impulso, lo recomendable sería hacer una cita con un amigo o algún colega, por lo que correr se convertirá en su rutina.

5 consejos para un entrenamiento óptimo en el invierno

1. No olvides el calentamiento

¡Mantente abrigado! Sus músculos eventualmente necesitarán un poco más esta temporada para alcanzar la temperatura óptima. Solo un músculo cálido también es un músculo poderoso. En temperaturas heladas, lo mejor es comenzar la circulación y los músculos en la sala cálida con unos pocos ejercicios de gimnasia. Y al comenzar es lento y dosificado para comenzar. Después de la carrera de entrenamiento, debes estirarte mucho en el calor. A temperaturas negativas muy bajas, proteja el tracto respiratorio para que no se seque con un paño o collar elevado frente a la boca. La inhalación de aire helado a través de la boca abierta hace que las vías respiratorias sean más susceptibles a los resfriados. Por lo tanto, en el frío, la respiración por la nariz es más deseable: asegura un mejor calentamiento del aire respiratorio y, por lo tanto, retrasa el enfriamiento del tracto respiratorio.

2. Cambiar la técnica del paso

Si los senderos son un poco más resbaladizos, ajuste su técnica de pasos – haga pasos más cortos, concéntrese en la huella. Los pasos deben ser suaves. cuanto más silenciosos sean sus pasos, más suave, más efectivo y más seguro es su ritmo de carrera. En la nieve fresca, generalmente tiene más agarre que en senderos donde la nieve ya está aplastada y helada. Así que corre silenciosamente por la nieve profunda, pero reduce tu velocidad.

3. Beber lo suficientemente agua incluso en el invierno

En invierno la sed suele ser más baja que en verano. Estamos sudando menos y necesitamos menos para beber. El resultado es que nuestro cuerpo no tiene que enfriarse tanto a las bajas temperaturas. Sin embargo, la humedad se evapora sin sentirla, y el aire inhalado debe humedecerse y calentarse para que alcance la temperatura corporal. Así que de todas formas es muy importante hidratarnos.

4. Use ropa adecuada para correr

Al correr generalmente se calentará rápidamente en el invierno, por lo que debe vestirse en capas y elegirlas para que pueda quitarse una capa durante el trote. Las áreas más expuestas del frío, como las manos y la cabeza, deben mantenerse calientes desde el comienzo del entrenamiento. Nota: Dado que se pierde mucho calor corporal sobre la cabeza, use gorra o cinta para la cabeza cuando el termómetro caiga por debajo de los cinco grados. También es importante mantener la zona lumbar protegida. Las zapatillas de correr (running) con suela adherente y parte superior robusta también son adecuadas para usar en barro y nieve. No olvide la protección solar en sol y nieve.

5. Sin entrenamiento con resfriado

Un resfriado es una infección del tracto respiratorio superior, a menudo en combinación con secreción nasal, tos y dolor de garganta, pero no causa fiebre. Además, la gripe es una infección respiratoria aguda, seguida de síntomas adicionales como: dolor cervical, de extremidades y articulaciones y tos. La fiebre es la reacción del cuerpo a la inflamación y el cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Por lo tanto, con gripe y fiebre, el entrenamiento deportivo no está recomendado, y mucho menos si viene acompañado de fiebre. Lo más recomendable es tomar reposo.

No tengas miedo de correr en el frío

Las temperaturas bajas en invierno, no pueden dañar las ganas de salir a correr al aire libre, al contrario, las diferencias de temperatura fortalecen el sistema inmunológico y promueven la circulación sanguínea. La temperatura percibida depende en gran medida del viento y la humedad. En un día de invierno seco y sin viento, es mucho más agradable que un clima lluvioso con menos frío y viento. En esos días, protéjase con una chaqueta para correr, con membrana contra el viento y la lluvia.

¿Te animas a este reto de correr durante el invierno?

Fuentes y enlaces útiles:

Enlace 1

Enlace 2

Enlace 3

Enlace 4

Deja un comentario

Servicio al Cliente : +49 89 215 400 984 Horario de atención
Lunes-Viernes (8h-16h)
image contact block
Venta directa
Del fabricante
Devolución Gratis