Claves para mejorar tu descanso

Un descanso inadecuado a lo largo del tiempo puede producir muchos problemas, y es que dormir bien es esencial para tener una buena salud tanto física como emocional.

Si después de unas cuántas horas de sueño te despiertas cansado, con malestar o algunos dolores y bajo de ánimos, posiblemente no estés descansando bien.

Hemos consultado con expertos en descanso para que nos expliquen cuáles son los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta para garantizar un buen descanso y a continuación te revelamos lo que nos han contado.

 

Las 9 claves para dormir bien

Los expertos de Blog del Descanso, un portal especializado en salud del descanso, nos recomiendan seguir estas pautas para tener un sueño de calidad:

 

Establece rutinas

El cuerpo acaba acostumbrándose, así que, si adquieres buenos hábitos, tu descanso será mejor. Es importante que intentes acostarte a la misma hora cada noche.

Además, puede ser una buena idea darte una ducha con agua caliente antes de meterte en la cama o escuchar música relajante. También puede ayudarte practicar meditación.

Con hábitos que te ayuden a dormir, descansarás en el momento adecuado y estarás respetando los ritmos circadianos naturales de tu cuerpo.

 

Crea un ambiente relajado en el dormitorio

Pequeños detalles como hacer la cama todos los días, poner sábanas limpias, mantener la habitación ordenada y a una temperatura apropiada, ayudan a mejorar el descanso.

Convierte tu dormitorio en un espacio agradable y tranquilo que te invite a relajarte antes de dormir.

 

Reduce el uso de la tecnología

Evita los ruidos fuertes y las luces brillantes como el televisor o el ordenador y reduce el uso de tabletas y teléfonos móviles, especialmente cuando ya estás en la cama, ya que la luz azul que emiten puede desvelarte.

 

Reserva la cama para dormir

Es habitual mirar la televisión o incluso trabajar desde la cama con el ordenador portátil. Pero este tipo de actividades no permiten relajarnos y descansar nuestra mente lo suficiente como para prepararnos para dormir.

Por eso, es mejor separar tus actividades de ocio y trabajo de tu zona de descanso.

 

El colchón adecuado

Los elementos de descanso son clave para dormir mejor.

Si cada día te levantas con dolores, es muy posible que haya llegado la hora de cambiar tu colchón.

Es importante elegir un modelo que se adapte a tus necesidades, a tu cuerpo y a tu forma de dormir.

Los aspectos más importantes a la hora de elegir son:

  • Elegir la firmeza adecuada: dependerá de tus preferencias, pero también de tu peso (como más robusto seas, mayor firmeza necesitarás) y postura al dormir (si sueles dormir de lado, necesitarás una firmeza menor que si duermes boca arriba)
  • Materiales: si te mueves bastante durmiendo, lo mejor para ti será un colchón de muelles ensacados, especialmente si duermes con alguien, ya que son colchones que facilitan los movimientos, a la vez que ofrecen una buena independencia de lechos. En cambio, si lo que te gusta es dormir sobre una nube, busca un colchón con una capa generosa de viscoelástica.

 

Elige una buena almohada

No sirve de nada tener el mejor colchón del mercado si tu almohada no es la adecuada. Por ello, debes poner especial atención en elegir una buena almohada que te permita mantener una correcta postura, se adapte a tus movimientos al dormir y no fuerce tus cervicales.

Por lo general, si duermes boca arriba necesitarás una almohada de grosor medio tirando a fino, mientras que deberá ser algo más gruesa si duermes de lado.

En el caso de que duermas boca abajo, la almohada deberá ser muy fina y adaptable para no forzar las cervicales (incluso puedes probar de dormir sin almohada).

Las almohadas viscoelásticas son de las más versátiles que existen, ya que se adaptan muy bien a nuestro cuello y cabeza para garantizar una buena ergonomía.

 

Cuida tu alimentación

Si te cuesta conciliar el sueño, puedes incluir en tu dieta alimentos con triptófano, ya que ayudan a descansar mejor.

Además, evita las cenas copiosas, especialmente justo antes de ir a dormir, y no consumas estimulantes como café, alcohol ni nicotina.

 

Siestas cortas

Si te gusta dormir la siesta al mediodía, lo más recomendable es que sea corta, como mucho unos 30 minutos. De esta manera, no afectará al tiempo de sueño nocturno.

 

Evita el ejercicio intenso antes de dormir

El sedentarismo y la falta de cansancio pueden favorecer el insomnio. Por eso, realizar ejercicio regular te ayudará a dormir mejor.

Sin embargo, el ejercicio estimula el cuerpo y, si lo practicas poco antes de dormir, aunque sí que te cansarás, también tendrás más energía. Por eso es recomendable que practiques deporte por la mañana o, como máximo, a media tarde.

Además, practicar ejercicios y estiramientos suaves antes de acostarte favorecerán aún más un buen descanso.

Deja una respuesta

Atención al cliente: +49 89 215 400 984 Horario de trabajo de lunes a viernes de 8:00 a 16:00
image contact block
Ventas directas
Desde el fabricante
Entrega gratis Devolución gratuita